LA CERVEZA ESTÁ DE CELEBRACIÓN ¡Y NOSOTROS TAMBIÉN!

¿Sabías que Colombia es el tercer país más consumidor de cerveza del mundo? Se dice que aquí cada persona consume en promedio 51,4 litros de cerveza al año, eso demuestra que la cerveza es considerada una bebida indispensable para cualquier ocasión: fiestas, celebraciones, reuniones familiares, cumpleaños… en todo momento y en cualquier lugar, una buena cerveza siempre hace la diferencia.

Para nadie es un secreto que este mercado ha logrado conquistar todos los países, por eso no es descabellado afirmar que actualmente tenemos más variedad de marcas que en cualquier otro momento de la historia. Gracias a la globalización, hoy podemos degustar esta bebida en todos sus colores y sabores. El intercambio de productos no solamente representa una apertura económica, sino que también le permite a todas las personas tener en sus manos un pedazo de otras culturas con mayor facilidad.

Pero esperen un momento, la cerveza no siempre ha existido. Entonces ¿qué se tomaba antes de su creación para divertirse?, ¿cuándo surgieron las industrias cerveceras en Colombia? En este artículo vamos a explicarlo brevemente. Siempre es importante conocer la historia de lo que consumimos, en especial si nos saca una buena sonrisa. ¡Comencémos!

¿Qué tomábamos en Colombia antes de la cerveza? ¡Pues chicha!

Quizás alguna vez has escuchado la famosa “chicha colombiana”. La chicha era, y continúa siendo, una bebida tradicional de los pueblos indígenas, específicamente los Muiscas, quienes estaban ubicados en lo que hoy es Bogotá. La leyenda dice que la chicha fue descubierta por una mujer indígena que corrió a esconderse en la laguna de Guatavita ante los castigos de su marido. Allí, lo único que la consolaba era la fermentación de un maíz que rodeaba el estanque. Desde ese momento, la chicha comenzó a ser vista para ellos como una especie de bebida sagrada que les fue regalada por los dioses para escapar de la monotonía impuesta por la rutina diaria -y la sobriedad, claro-. El dulce y delicioso sabor del maíz fermentado atrapó tanto a los indígenas que su legado se mantuvo generación tras generación.

Tiempo después, durante la colonia, la chicha dejó de ser una bebida únicamente de los indígenas y pasó a ser parte de la vida de toda la sociedad bogotana de aquel entonces. De hecho, se dice que en Bogotá se consumían más de 50 millones de litros de chicha al año. ¡Sin duda la bebida fue un completo éxito!

Tal fue su éxito que, incluso a mediados del siglo XIX, a eso de 1948 durante el Gobierno de Mariano Ospina Perez, la chicha fue prohibida. El argumento que utilizaron los dirigentes políticos de aquel entonces era que la bebida, en resumidas cuentas, volvía a las personas más locas y violentas, haciendo que el orden público de la ciudad se viera alterado. Sin embargo, en realidad esto solo fue una buena campaña de criminalización hacia la chicha pues, luego de eso, las grandes industrias cerveceras comenzaron a salir a flote y la población, otra vez, comenzó a consumir alcohol en grandes cantidades.

La industria cervecera en Colombia

Las llamadas “bebidas higiénicas”, es decir, ron, whisky y cerveza, comenzaron de a poco. A mediados de 1800 ya había un par de fábricas que producían cerveza artesanal, pero en pequeñas cantidades y con mercado muy local. Lo que luego pasarían a ser las “cervezas modernas”, que es lo que consumimos actualmente, en realidad comienza a finales del siglo XIX con la fundación de la Gran Fábrica de Cerveza Alemana Bavaria. La arquitectura, el proceso de fabricación e incluso los sabores de las cervezas eran muy diferentes a todo lo que se consumía en Colombia hasta aquel entonces. Los datos muestran que, tiempo después, alrededor de 1910, Bogotá había pasado de tener más de 800 chicherías a solo 40, una reducción muy significativa.

A partir de ahí, en todas las demás ciudades de Colombia la industria cervecera comenzó a cobrar más y más fuerza hasta que, lentamente, cada territorio pasó a ser identificado por la marca de la cerveza que producía. Es por eso que hoy, por ejemplo, Barranquilla es reconocida por la cerveza Águila y Antioquia por la Pilsen.

Aquí les va un dato: ¿sabían que la industria cervecera en Colombia mueve 9,1 billones de pesos al año? ¡Increíble!

En resumen, en todos los estantes de las cadenas de supermercados o tiendas que hay en Colombia, la variedad de marcas que encontramos en estas bebidas alcohólicas le permiten a cada colombiano degustar sabores provenientes de todos los países del mundo. Incluso, tampoco es un secreto que muchas personas prefieren las cervezas extranjeras porque su nivel de alcohol es exageradamente más alto que las colombianas. En algunos lugares, por ejemplo, se pueden encontrar cervezas alemanas de hasta 15% de alcohol ¡Una locura!

Sin duda, esta fecha es muy especial para recordar las contribuciones que la industria cervecera ha traído a nuestra economía y es, además, una oportunidad para ubicar en el mapa cuáles son los países que la consumen en mayor cantidad pues esa posición en el ranking nos da una idea de cómo funciona su cultura y cómo es, a grandes rasgos, la personalidad de su población.

En Tequendama Suites & Hotel entendemos la importancia de la cerveza dentro del menú, por eso, tanto nuestro Gastrobar Piso 30 como el restaurante La Terraza, las cervezas siempre están incluídas en nuestra carta.

¿Se te antojó una buena cerveza para pasar el rato? Puedes aprovechar un rato libre y visitar nuestras cómodas instalaciones. Todo el lugar está pensado para que puedas gozarte la visita a los restaurantes del hotel y llevarte el recuerdo de una experiencia única incluyendo, por supuesto, el sabor de una buena cerveza.

Para conocer más información sobre los productos que ofrecemos puedes visitar las demás secciones de nuestra página web o comunicarte con nosotros a través de los canales de comunicación que tenemos habilitados para ti.

¡Anímate a visitarnos! Desde ya tenemos apartada una buena cerveza para ti y los tuyos en Tequendama Suites & Hotel.

Open chat
Hola en que podemos ayudarte